Serie de 300 unidades

Desde siempre me he sentido fascinado por los "gentlemen drivers", personajes deportistas que por pura afición, divertimento y, evidentemente, medios económicos, se jugaban la vida en cada carrera al no disponer de las medidas de seguridad tanto mecánicas como de circuitos que existen hoy en día.

Entre los años 37 y 41 todo aquel "gentleman driver" que quisiera ser competitivo no tenía otra elección: correr con uno de los cuatrocientos sesenta y dos BMW 328 que se construyeron (un caso parecido al 911 de Porsche en los años 70). La nota más característica de este modelo era la culata fundida en aluminio, pues fue la primera vez que se utilizó este material en un coche de serie. Su motor de 1.971 c.c., seis cilindros en línea y 80 CV le permitían acelerar de 0 a 100 en solamente doce segundos, cifra que si hoy no está nada mal imaginemoslo en la época.

Slot Classic ha querido rendir homenaje a unos personajes, un vehículo y una época de la que pocos fabricantes de slot se habían acordado.


Modelo AGOTADO.

 

Referencia Anterior Referencia Siguiente