Serie de 400 unidades

Tras el fallido intento de inscribirse en las 24 horas de Le Mans de 1952 y disponiendo ya de los preciosos y efectivos spyder Touring, W. P. Ricart toma la decisión, quizás forzada, de participar en la mítica carrera al año siguiente.


Los vehículos fueron expresamente encargados a Carrozzería Touring para tomar parte en dicha prueba, pero diversos problemas retrasaron su entrega y llegaron a Barcelona a finales de mayo, lo que suponía disponer de menos de un mes para la preparación de la misma. Para colmo de males, uno de los motores se incendió en el banco de pruebas, por lo que tuvieron que prescindir de un tercer vehículo previsto como apoyo.
Al final se inscribieron los dos spyder con dirección a la derecha, montando los motores V8 de 2.800 cm3 equipados con compresor Roots y un carburados Weber doble, cuatro árboles de levas en cabeza y cárter seco. Toda una maravilla mecánica para la época, desgraciadamente todo este potencial mecánico hacía que el sistema de frenos no estuviera a la altura del resto del coche.


Los primeros entrenamientos oficiales fueron nocturnos en la noche del miércoles 11 y transcurrieron sin demasiados problemas para los Pegaso, que habían causado muy buena impresión entre la prensa especializada por su impecable acabado, su estabilidad y sobre todo por su alta velocidad punta (más de 230 Km/h en la recta de Hunaudieres).


En la segunda tanda de entrenos, ya de día, Palacio con el nº 29 tuvo que parar en boxes para revisar el sistema de frenos. Mientras tanto Jover con el otro vehículo nº 28 y después de adelantar a un Cunningham en la recta de boxes e iniciar la curva Dunlop se salió aparatosamente rebotando de izquierda a derecha, orilla en la que quedó empotrado el coche. Juan Jover por la fuerza del impacto había salido despedido del coche y tuvo múltiples fracturas en su pierna izquierda y en la cabeza, de las que tardó meses en curar.
Este accidente y la precaria preparación de la prueba, motivaron que W. P. Ricart anunciara la decisión de retirarse de la carrera.


Aunque los resultados de esta efímera y trágica prueba no fueron los que hubieron deseado los responsables de Pegaso y los aficionados españoles, esto no ha sido obstáculo para que Slot Classic os ofrezca la posibilidad de poder rodar por vuestras pistas de slot con el modelo que ahora os presenta.


Modelo AGOTADO.
     

 

Referencia Anterior