Serie de 500 unidades

El Jaguar que nos ocupa en esta ocasión está considerado por muchos aficionados a los automóviles clásicos como la berlina más bella jamás realizada.

En Septiembre de 1955 se presenta el Jaguar MK I Saloon de 2,4 litros de cilindrada y 110 cv de potencia. Con el transcurso de los años va conociendo varios retoques estéticos y de mecánica, hasta llegar a Octubre de 1959, momento en el que aparece la configuración más evolucionada y rápida de todas las versiones, el Jaguar MK II de 3.800 cc y 220 cv SAE.

Sin llegar a ser un automóvil con soluciones técnicas revolucionarias, sí contaba con detalles interesantes para la época, como los frenos de disco, el bastidor monocasco, y su potente motor de seis cilindros en línea con doble árbol de levas en culata proveniente de los deportivos XK y de sus variantes de competición.

Precursor de las actuales berlinas de alta representación, rápidas y lujosas, el MK II fue en su tiempo un coche de prestigio, utilizado para uso cotidiano, como en el caso de la decoración que hemos elegido esta vez, siendo el coche conducido por un chofer que lleva a casa a una adinerada señorita tras una agotadora tarde de compras.

Este modelo también participó, como bien sabéis, en pruebas de circuito y carretera con indudable éxito, conducidos por prestigiosos y rapidísimos pilotos que le llevaron a la victoria en multitud de ocasiones y que nos encargaremos de reproducir en próximas referencias.

Por sus felinas formas, su personalidad y sus prestaciones deportivas, creo que se merece estar al lado de otros modelos Slot Classic en vuestras vitrinas.

Modelo AGOTADO.

     

 

Referencia Anterior