Serie de 500 unidades

Uno de los automóviles más significativos de la última posguerra fue sin lugar a dudas el innovador Mercedes 300SL.

Gracias al excelente compromiso que lograron los técnicos germanos, los prototipos 300SL se mostraron imbatibles tanto en circuitos de velocidad como en las prestigiosas pruebas de carretera que tan en boga estaban en aquellos años.

Del primer prototipo presentado la característica más impactante fueron sin duda las puertas sujetas a la parte central del techo, que se abrían hacia arriba y que darían origen al apelativo "Alas de gaviota".

En su primera versión, las puertas sólo llegaban hasta el extremo inferior de las ventanillas. A tal solución se había llegado con el objetivo de no perjudicar la rigidez del bastidor, aunque posteriormente se modificaron para mejorar el difícil acceso al habitáculo.

El modelo que hoy nos ocupa es una "rara avis" dentro de las mutaciones que sufrieron estos vehículos, en lo que fue un intento por mejorar el limitado sistema de frenado del que adolecía el modelo desde sus inicios.

Se trata del chasis nº006 con matrícula W83-3146, que fue utilizado como vehículo de pruebas en los entrenamientos de las 24 Horas de Le Mans de 1952. Este sufrido chasis se presentó a los entrenamientos de la prestigiosa carrera provisto de un aparatoso freno aerodinámico, consistente en un alerón que basculaba mediante un sistema hidráulico sobre dos torretas situadas en la parte posterior del techo.

Aunque su apariencia era impresionante, su eficacia dejó bastante que desear, básicamente debido a las importantes deficiencias técnicas de su diseño, y por ello no fue utilizado finalmente en la carrera. A pesar de ello, este fue el germen del cambio en su diseño, dando estupendos resultados para Mercedes en sus posteriores modelos SLR.

Con esta reproducción Slot Classic cierra el ciclo de versiones de este exitoso modelo. Esperamos que sea de vuestro agrado.

AGOTADO
 

 

Referencia Anterior